Donna Farhi: yoga y movimiento

Donna Farhi yoga y movimiento
Todas nos merecemos un regalo, un mimo de vez en cuando. Las que somos mujeres, madres y trabajadoras (dentro y fuera de casa) necesitamos concedernos un espacio y un tiempo. Creo que ese mimo es más valioso cuando nos lo hacemos a nosotras mismas.

Hace un par de años vengo siguiendo el trabajo de Donna Farhi a través de Montse Cob. Me siento muy cómoda practicando yoga siendo plenamente consciente de cada movimiento de mi cuerpo y de mi organismo. Esa práctica fluída y orgánica me está resultando especialmente terapéutica y amable hacia mi cuerpo.

Así que poco a poco voy interiorizando esta manera de aproximarse al yoga. Es un camino largo y muy lento, pero al igual que los viajes, en muchas ocasiones merece la pena deleitarse con el trayecto y no esperar ansiosamente llegar al destino final.

También voy introduciendo a cuenta gotas ese trabajo que voy asimilando en mi propio cuerpo. Y he observado que es muy bien recibido por mis alumnas. Es más, los grupos han aumentado y se van afianzando, yo creo, gracias a este nuevo enfoque.

Pues bien, este otoño he decidido hacerme un regalo muy especial. Donna Farhi tiene publicados varios libros, pero no había encontrado el momento de adquirir ninguno de ellos. Hasta la semana pasada… Entonces pensé que siempre había una excusa de orden económico para no comprar al menos uno de sus libros. Y siempre encontraría esa resistencia a no ser que me enfrentara a ella. Y eso hice. A través de una página de compra de libros por internet realicé el pedido de Yoga mind, body a spirit. Y me sentí fenomenal.

El libro ha tardado unos 10 días en llegar. Es cierto que una vez que hice la compra me desentendí un tanto del envío. Por eso, cuando recibí una notificación de correos para que fuera a recoger un paquete a la oficina, no sabía qué podía ser. Cuando el funcionario de correos me trajo el paquete en forma de libro, caí en la cuenta: ¡mi libro de Donna Farhi!

El libro es maravilloso. Son 271 páginas que no tienen desperdicio. Es cierto que es un libro que requiere leerlo, releerlo, reposarlo, practicarlo, sentirlo, verlo, olerlo… dejarlo en la estantería una temporada y después volverlo a abrir con otros ojos, con otro cuerpo. El contenido es extenso y muy amplio, desde filosofía hindú, anatomía, fisiología, principios universales de movimiento, asanas… Con espléndidas ilustraciones y fotografías.

Y estoy tan emocionada que a ratos lo abro, lo ojeo, vuelvo al comienzo, lo leo y estoy deseando avanzar en él.

Si hago balance, después de esta compra a la que me he resistido tanto y durante tanto tiempo, tengo unos cuantos euros menos en mi cuenta por una parte, pero mucho enriquecimiento (de ese más intangible) por otra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *